Get Adobe Flash player

Calendario

Noviembre 2017
L M X J V S D
« Sep    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

Historial

Temas

prensa

 

Artículo en La Nueva España

Artículo en La Nueva España del día 4/12/2014

Con motivo de mi artículo en la Nueva España el día 4 de Diciembre del año en curso. Recordando los 60 años de mí accidente en que perdí las dos manos. Quiero daros a todos las más expresivas gracias. Sobre todo a los lectores de la Nueva España, que pudisteis ver el impacto de dos jóvenes sin las manos, y con la amputación a la vista.

Por la atención que tenéis conmigo, de valorar tan positivamente esta historia que muestra la lucha de un hombre, ante tanta adversidad.

Es para mí, algo muy importante, el contemplar que la gente, en un momento de tanta desgracia sufre por sus semejantes, pero que en este caso lo festejáis conmigo, por haber conseguido superar tanto dolor.

Estoy recibiendo felicitaciones personalmente, por correo electrónico o por teléfono. Lo mismo de señoras que de señores. Lo que les agradezco de corazón, porque me ayudáis a superar mi soledad, por el fallecimiento de mi querida esposa.

Os prometo seguir escribiendo en mi blog para mostrar de alguna forma la experiencia de una vida de trabajo, en estas circunstancias y también porque es posible que pueda ayudar a personas que están padeciendo por diversas causas y que no ven salida a su problema. Justo lo que yo pensaba en aquel tiempo tan duro y lleno de dolores. Pero los consejos del Director de La clínica, Doctor D Francisco López de La Garma, que me dio al ingresar, fueron decisivos para el resto de mi vida. Me dijo entre otras cosas que saldría de allí siendo un hombre, y que me defendería hasta para trabajar. Si no me vencía el miedo y trabajaba en mi rehabilitación.

Tanto estaba sufriendo que ya no podía con más, pero al recordar lo que me había dicho el médico, me animaba y me decía a mí mismo: “Tú no puedes ser un gallina, aguanta y trabaja, si no quieres ser toda tu vida un inútil”. Si el director dijo que me iba defender, tiene que ser verdad, por eso no le puedo fallar.

Ahí tenemos una muestra de lo importante que es en la vida, el creer en los demás. Yo creí en aquel médico, porque era muy buena persona y muy inteligente para valorar las cosas y a las personas ¿Qué hubiera sido de mi vida si me echo a la bartola desde el principio y no trabajo? Esta sí que tiene clara la respuesta. Sería un hombre atormentado, harto de sufrir y toda mi familia. Pero no fue así, trabajé hasta casi reventar y cumplí con mi deber como corresponde a un hombre, y por eso llegué adonde tenía que llegar, a ser útil, trabajar y llevar aquella alegría a la familia, como le prometí a mi compañero, en el hospital, cuando me invitó a quitarme la vida. Él no creyó en nada y me dijo: ¿tú qué quieres hacer milagros? No, Alejandro, ni siquiera creo en ellos pero si no hacemos nada, nada conseguiremos. A luchar sin cesar amigo, le dije.

También quiero dar las gracias a una joven y buena periodista, Mónica G. Salas de Candás, por lo bien que presenta las cosas, con realismo y dignidad. Así se escribe Mónica, como tú lo haces, sin adornos ni gaitas. Las cosas hay que presentarlas como son. La sinceridad es un don que la naturaleza nos da y es muy positivo. No se puede perder, hay que mantenerla hasta el final. Creo que tendrás una brillante carrera por ser como eres, adelante con esa seriedad.

También quiero dar las gracias a la dirección de la Nueva España, por ser un gran periódico, que día a día nos lleva la información a todos los rincones de nuestra región, lo que considero muy importante

Asimismo quiero dar las gracias a mi profesora Ana Rosa Hevia García de Candás, que además de estudiar con ella, me aconsejó que publicara mi auto biografía en un blog, porque sería muy importante dar a conocer mi experiencia, mi lucha. Tenía mucha razón, hoy me alegro de haberlo publicado porque recibo una gran alegría, cuando me dicen algunas personas que les ha servido de mucha ayuda para superar sus problemas. Lo mismo que me ayudaron los consejos del médico, que jamás olvidaré.

Desde luego que nunca pensé en publicar ninguno de mis escritos. Escribí con el fin de mostrar a mis hijos, nietos y familia, mi vida desde niño, allá en la posguerra, porque pasamos hambre y muchas calamidades. Después de minero y más tarde ya sin manos y mi esclavitud. Para que vieran como pude vivir de mi propio trabajo, como si no hubiera perdido las manos. Así fue y así lo hay que decir.

Siempre me gustó mucho saber la historia de mis antepasados, y a los míos les gustará saber de dónde -proceden y como se vivió. Por eso después de retirado del trabajo, me dediqué a estudiar y a escribir, ya que antes no pude por tanto trajo.

Un cordial saludo

Arsenio Fernández

Si cierto es que me sorprendió mucho la expectación causada por el reportaje publicado en La Nueva España de hace unos días, por lo mucho que gusto a la gente, tanto o más me sorprendió la respuesta de la gente a raíz de mi intervención en el espacio "España Directo", emitido el pasado día 7 de noviembre por La Uno de Televisión Española.

Recibo mensajes de felicitación de distintos sitios de España y de fuera de ella. Lo que les agradezco porque es muy importante, que la gente conozca esta historia que les apasiona y que hasta hubo gente que dice emocionarse al verme trabajar con tanta facilidad. Es muy bonito ver que una persona se puede valer por sí sola, claro que lo es. A mí también me conmueven y me alegro cando veo estas cosas de personas que lucharon contra las múltiples adversidades que surgen por el mundo.

Lo que para mí es normal porque fue mi medio de vida para trabajar en estas circunstancias durante los 59 años que han pasado desde que perdí las manos, para la gente que no conoce a fondo mi caso les resulta casi imposible. Pero no lo es, todo está basado en la voluntad de querer vivir sin depender de nadie. No hay que olvidar que la voluntad y la fe de ser útil y poder ganarte el pan para ti y para los tuyos, mueve montañas. Así somos las personas que apreciamos el cariño y la compañía de la familia. Porque una buena convivencia es maravillosa y nos da fuerzas para la lucha en el trabajo y por los demás.

Os dejo con el vídeo de mi intervención:

 

 

El pasado día 10 de octubre de este 2013, La Nueva España publicó un artículo en el que se recoge un poco de mi historia.

Este reportaje fue escrito por Mónica G. Salas de Candás, una joven periodista, que escribe con realismo y sensatez. He leído varios de sus artículos y siempre me gustaron porque presenta las historias reales y no adornadas ni gaitas. Es muy bueno el presentar las cosas como son, aunque algunas veces sean duras. Por todo ello le doy las más expresivas gracias y deseándole mucha suerte y muchos años en su carrera del periodismo, porque se lo merece.

Un cordial saludo, Mónica.

Yo nunca tuve ningún problema en presentar un poco de mi dura vida al público, porque tengo bien claro que todos aprendemos unos de otros, siempre que sea la realidad. A mí no me interesan las curvas, ni rollos y a los lectores tampoco. Por ese motivo hace tiempo que no quise reportajes aunque me hayan invitado varias veces. Por lo menos sin conocer como escribe el que me va entrevistar. A través de mis 59 años sin manos, hubo reportajes muy interesantes como el de Mónica o el de Gancedo, de Mieres y algún otro más. Pero los hubo tan malos que no dieron una en el clavo. Tuve que leer algún artículo que daba pena como lo presentaron. A uno de los malos de verdad se le ocurrió poner que yo había hecho la mecha con la que detoné la carga explosiva, "con los girones del fatu de la mina", entre otras cosas. Todo el artículo era un tremendo disparate que no quiso rectificar, ni advitiéndole de que la gente se reía por que era ridículo todo lo que puso.

no images were found

 

 

 

Translate/Traduire

To translate into English

Traduire le français

Übersetzen auf Deutsch

Traduci in Italiano

Traduzida em Português

Galería

Comentarios

Visitas

  • 125094Total de visitas: