Get Adobe Flash player
Calendario
agosto 2022
L M X J V S D
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Historial
Temas

 

 

 

Las prótesis que me habían puesto en Madrid, sin duda fueron muy importantes. Aparte de mi rehabilitación, fueron la base de mis conocimientos para comenzar una nueva etapa de mi vida. Diseñando singulares sistemas, para poder fabricar los que llevaría hasta la fecha. Eran de aluminio y hierro y no permitían trabajar ni manejar herramientas, tampoco realizar los esfuerzos necesarios para casi nada. Eran muy débiles, pero importantes porque no se conocía otra cosa. Hay que tener en cuenta que fueron diseñados para los que no tenemos manos, y por lo tanto, pensando en que nunca podríamos trabajar, y que solo serían destinados para poder comer y arreglarse en los más esencial, pero muy relativamente.

Tenían muchos inconvenientes, con frecuencia surgían problemas diversos. Eran muy simples, la base no tenía capacidad para pegarle goma, que tampoco se conocía. Este sistema de ponerle goma, fue una de mis primeras ideas que sería muy importante y decisiva para sujetar las cosas, y que no salgan disparadas con la presión. Por ese motivo en la Clínica pusieron el sistema de enganchar la prótesis en el rabo de la cuchara, tenedor y cuchillo. El vaso era de aluminio con un asa. El cepillo de dientes había que forrarlo con esparadrapo para que no se resbalara. Todo resultaba muy complicado, aparte del excesivo peso de estas, que rendían los brazos al manejarlas. En cambio al fabricar otro formato completamente distinto y con más base, conseguí ponerles gomas. Pobre de mí de no haber ideado esta revolucionaria forma, pues sin éstas nunca podría trabajar.

Para comer fuera de casa tenía que llevar mis cubiertos, y así con todo el resto. Era reventar. Iba por la calle tranquilamente, y cuando menos me lo esperaba se rompía una goma de las que hacían la presión de tiro, y saltaba, hasta se podía asustar a la gente. Esta goma enrollada, muy estirada, y con un nudo muy feo, mandaba la fuerza para hacer presión  necesaria para sujetar las cosas. Un sistema muy feo y primitivo

Como es normal al romperse, el susto no era solo para mí, también asustaba a la gente que estaba  cerca. A parte de la vergüenza que pasaba, me quedaba sin funcionamiento hasta que llegara a casa y me pusieran otra, que precisamente, era difícil calcularla. Al ir enrollada había que ir probando ya que  unas veces tiraba mucho, otras poco, y no podía ser. Se precisaba una fuerza ni más ni menos equilibrada y que la fuerza de tiro fuera igual en las dos, ya que sin esto no había armonía de trabajo. Cosa muy difícil y sobretodo en el tiempo de aprendizaje. Sí cogía una cosa con la derecha se me caía lo de la izquierda. Hay que imaginarse lo que suponía estar con la cuchara en la mano, coger el pan y que se caiga la cuchara en el plato. Todos estos inconvenientes y muchos más había que subsanarlos a base de estudiarlo muy bien y con mucho tiempo y más paciencia.

Lo mismo ocurría con el resto de los materiales. El cable que fallaba con mucha frecuencia; el cuero, que se cortaba con facilidad por ser débil; el fieltro, que fallaba; todo era muy difícil. Había que evitar estos inconvenientes, había que sacar otro modelo, que fuera seguro, fuerte y estético, además de práctico para cualquier tipo de trabajo.

Razón tenía el director de la Clínica, Dr. Francisco López de Lagarma. Lo que él había diseñado no era suficiente, él tenía manos, y como el dijo: hace falta uno sin ellas para revolucionarlo. Nadie se va interesar más que vosotros por el tema, sois vosotros los que tenéis que darle vueltas y renovar lo que haga falta. Nada más cierto que lo que aquel gran hombre nos decía.

Los defectos aparecían al trabajar y no poder defenderme. Quedaba desolado, me sentía muy solo, triste, sin fuerzas, hasta cohibido. Es muy duro verse de esa forma habiendo sido un hombre de arte, de batalla de trabajo y acostumbrado a moverse con rapidez,en casi todo tipo de trabajos.

Este montón de problemas fueron los que despertaron en mi mente el diseño y la investigación. Hice multitud de cálculos y croquis de distintos modelos, que en las pruebas reales algunos fallaron. Hasta diseñé manos con sus cinco dedos articulados por medio de una especie de rótulas y cables independientes, pero no dieron resultado, surgían inconvenientes por todos lados. Uno muy difícil de resolver fue conseguir que el cable que mandaba y ejercía la fuerza para abrir la prótesis se rompiera por el ángulo del codo. Le colocamos poleas, se le cambió la camisa que lo cubría y lo dirigía. Fueron necesarias muchas pruebas para cambiar la distancia del ángulo a su punto estratégico y evitar que se rompiera al poco tiempo y siempre por el mismo lado. Pero al fin se consiguió que funcionó con una duración suficiente de estos cables y sin problemas.

Preparé otra forma para los cueros, que no duraban casi nada, y que también se rompían y me dejaban sin actividad en cualquier parte. Las pinzas se hicieron totalmente diferentes con otros materiales y de acero inoxidable entre otras casa. Más fuertes, más anchas con base suficiente. Preparé un sistema para pegarle gomas y evitar que los objetos se escurrieran. Con este nuevo modelo ya se podían emplear cualquier tipo de cubiertos para comer, sin tener que llevarme los especiales creados para el caso. También pude comenzar a trabajar con cualquier tipo de herramientas. Manejar el palote para arar la tierra, la fesoria para cavar, y poder sembrar patatas, cebollas, ajos y lechugas. Llevar la carretilla; segar la hierba, realizar trabajos normales. Todo esto revolucionó mi vida. Gozaba trabajando porque además de la necesidad, me gustaba, era mi vida y mi afición. Todo cambió para bien. Después de haber sufrido tanto, me sentí muy alegre y satisfecho, por que poco a poco iba consiguiendo el regresar a mi vida de trabajador y a defenderme por mi solo.

Así mismo se evitaron las gomas que ejercían el tiro, fueron sustituidas por unos cilindros de fundición calculados con la fuerza necesaria. Más fuertes y con una estética adecuada para el caso. Aunque me costó mucho tiempo de pruebas para saber la fuerza que precisara. Todo esto resultó muy difícil. Había que saber el largo y grosor, la potencia, y elasticidad necesaria del cilindro. Es decir, con juna potencia apropiada,pero que desconocía, ya que si tiraba mucho no funcionaba y si tiraba poco no tenían fuerza para sujetar las cosas. El conseguir esta fuerza a la medida fue una odisea, ya casi no me quedaba más qué hacer hasta que una noche en cama, pensé que me podrían servir para saber la fuerza unas placas de goma. Al día siguiente busqué por distintas partes unos grandes sacabocados, que aún conservo como recuerdo de lo mucho que me costó dar solución a mi grave problema. Con estos, de distintas medidas, y con unas placas de gama de un grosor de diez milímetros, hice unos cilindros agujereados que iba probando en mis aparatos, para después de conocer la potencia que ejercían. Lo calculé y pude aprovechar aquellas pruebas para fabricar un molde y poder fundir unos cilindros y darle la fuerza que necesito. Aunque no era igual lo que mandaban tres placas que un cilindro de fundición, me sirvió para ir aproximando posiciones y más tarde conseguir la fuerza definitiva y casi milagrosa, porque salió a la justa medida, en el largo, grosor y con la fuerza adecuada. Todos estos resultados que poco a poco iban saliendo, fueron importantísimos por dos razones: la primera, porque ya pude trabajar y la segunda, la satisfacción de conseguirlo que me alegró y me sacó de la penumbra y de la tristeza de verme convertido en un invalido, por un tiempo y hasta que me pude defender. Después de todas estas peripecias la suerte me acompaño y todo volvió  a la normalidad de mi vida

Mientras que trabajaba en el proyecto lo pase regular por lo difícil que era calcular la fuerza que iba a conseguir con este sistema que desconocía totalmente al principio. Solo conocía la fuerza que daban los cilindros que había hecho con las placas de gruesa goma, pero resultaba muy difícil el trasmitirla a los cilindros de fundición. Temía fallar y quise estar seguro de que iba a servir antes de presentarlo al jefe de taller, José Pinón. Tenía que estar seguro de qué era lo que precisaba. El molde costaba mucho hacerlo por ser una obra de torno de unas cuantas horas, por lo que si fallaba lo pasaría muy mal, pues no quería ser demasiado pesado, ni hacer perder tiempo al jefe de Taller y su gente. Aparte, estudié la forma de hacerlo en cuatro cilindros de doble largo con el fin de abaratar el precio de la fundición. Calculé para hacer el corte seccionado en dos y sin restarle su fuerza y medida, de esta forma se hacen ocho de cada vez.

Lo mismo ocurre con el pegamento, que no tenía la suficiente fuerza como para aguantar la presión de los objetos al trabajar y se despegaban con mucha facilidad. Hoy ya está en el mercado uno que funciona perfecta mente y con una gran resistencia, pues todos los pegamentos que hubo en el mercado fueron pocos para ir haciendo pruebas que casi siempre fallaron.

Todavía después del molde hecho, había que conocer la clase de goma a emplear en la fundición. Unas no sirven por demasiado duras y ejercer demasiado fuerza, otras muy poca, hasta las hay que al faltarles elasticidad se rompen. Fue necesario probar con muchas para conseguir la mezcla del caucho adecuado. Después de ser probado funcionaba perfectamente, pero apareció el problema de que estas gomas negras me manchaban la ropa y la cara. Si ponía un traje claro, al poco tiempo se quedaba de pena, si me tocaba la cara también, y sobre todo las camisas blancas. Con este problema y con mucho cuidado tuve que tirar muchos años, hasta que un día en Gijón, encontré la mezcla de color que no manchaba, solamente podía ser colorada o verde, ya que si fuera blanca se mancharía y aunque se lavara, siempre estaría de mal color, y negra era la que pintaba como si de una brocha se tratara.

Después de conseguir esto, que fue importantísimo, me faltaba pegar la goma en la base de los aparatos para que no escurrieran los objetos al cogerlos, que por ser de ese mismo color también manchaban y que tuve que soportar con mucho cuidado, hasta que me encontré con otro tipo de goma en placas de siete milímetros y de una elasticidad apropiada y que tampoco manchaba.        

Fueron largos años de investigación y de mucho trabajo, pero con paciencia se consiguió y desaparecieron aquel montón de problemas que fueron duros de resolver.     

Hasta me resulta difícil pensar como pude acertar de la primera ese molde, que quedaría patentado para su eternidad. A pesar de la cantidad de tiempo que le eché al tema, reconozco que fue una suerte que saliera tan bien, sin tener que hacer renovaciones ni nada, lo más difícil sería adatar la clase de goma a las medidas y fuerza necesaria de mis aparatos. Esto fue una larga lucha, pero muy necesaria, que bien mereció el tiempo de lucha para su investigación, y que funciona perfectamente y como tiene que ser.

Se barrenaron bolas de acero recocidas para hacer los cables con suficiente capacidad de resistencia, a la vez de una flexibilidad adecuada que evitara las roturas y que su duración fuera de largo tiempo. Este cable fue importante, dado que ya conocía el problema de los anteriores, busqué un tipo de cable fuerte trenzado, para que al deshojar antes de fallar, así él mismo me avisaría con sus hilos que al abrirse pinchan pero que aun duran lo suficiente como para llegar a casa y cambiarlo, sin dejarme a la luna de valencia, sin movimiento de mi aparato.

Después de probar con varios tipos de materiales y ya con experiencia, comencé a fabricar mis propias prótesis en mi casa. Dos juegos para vestir y otros dos para trabajar, procurando siempre tenerlas a punto por si surgía una avería. Alguna de las piezas que no puedo hacer por no tener tono las encargo en un taller, como los rodamientos y los cueros. El resto yo mismo lo fabrico en acero inoxidable. Una vez reunido todo las monto y a funcionar.

Lo difícil de todos estos trabajos es que nadie conoce como el que los maneja, lo que hay que hacer para conseguir que todo funcione y a la medida- El que tienen manos no sabe las necesidades del que no las tiene.

Después de tanta lucha llegaron los buenos resultados que cambiaron mi vida, volviendo la alegría para mí y, para toda mi familia que también lo pasaron muy mal. No se puede describir con palabras lo que se sufre en estos tremen dos casos.

Arsenio Fernández.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *